Intropica
Distribución y abundancia de la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae: Potamotrygonidae) en el Complejo Cenagoso de Zapatosa, Colombia
Artículo de investigación científica y tecnológica

Distribución y abundancia de la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae: Potamotrygonidae) en el Complejo Cenagoso de Zapatosa, Colombia

Eduardo J. Castañeda+ , Felix Cuello+ , María Pacheco+ , Jairo Altamar+

Eduardo J. Castañeda
Facultad de Ingeniería, Universidad del Magdalena
Felix Cuello
Facultad de Ingeniería, Universidad del Magdalena
https://orcid.org/0000-0002-4364-6229
María Pacheco
Facultad de Ingeniería, Universidad del Magdalena
Jairo Altamar
Facultad de Ingeniería, Universidad del Magdalena
https://orcid.org/0000-0002-0886-2719

Resumen

La raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae) no es considerada una especie objetivo de las pesquerías de la cuenca del Magdalena. Habitualmente es descartada viva, no sin antes quebrarle la espina caudal o aguijón, por lo cual no aparece frecuentemente en los desembarcos artesanales de esta zona, de allí que se desconozca el impacto sobre sus poblaciones. Este estudio determinó la distribución espacial de la abundancia y los tamaños de P. magdalenae en el Complejo Cenagoso de Zapatosa (CCZ). A partir de una estratificación de 96 cuadrículas (4 km2 cada una), se escogieron de manera aleatoria un total de 25, las cuales fueron muestreadas en su centro geográfico utilizando redes de enmalle. Cabe mencionar que las cuadrículas adyacentes no fueron muestreadas y además se asignó por lo menos una cuadrícula de muestreo a los cuerpos de agua aparentemente independientes. Para conocer la distribución espacial de la abundancia y tamaño de la especie se utilizó ArcGIS como sistema de información geográfica, implementando la técnica hotspot. El cálculo de la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) se estandarizó en términos de kg/lance. Los resultados indican que las mayores abundancias relativas se encontraron en el sector septentrional y central del CCZ y las menores en el sector meridional. De igual manera, los mayores tamaños fueron registrados en las cuadrículas del norte y oriente y los menores en las del sur. Otro resultado del estudio es un mapa de la distribución espacial de P. magdalenae en el CCZ, lo que constituye un insumo de interés para la implementación de medidas de manejo de una especie que, aunque hoy en día no es un recurso objetivo desde el punto de vista pesquero, desempeña una función importante en la trama trófica del CCZ.

Palabras clave

distribución espacial; CPUE; hotspot; distribución de tamaños; raya del Magdalena spatial distribution; CPUE; hotspot; size distribution; stingray from Magdalena

Introducción

Colombia es uno de los países que por su ubicación geográfica posee una gran diversidad de fauna ictiológica marina, estuarina y dulceacuícola, siendo considerado después de Brasil como el segundo país de América con mayor diversidad íctica dulceacuícola, con una riqueza de 1435 especies registradas (Maldonado-Ocampo et al., 2008). En esta diversidad se destacan las rayas de la familia Potamotrygonidae, la cual comprende cuatro géneros (Heliotrygon, Paratrygon, Plesiotrygon y Potamotrygon) y por lo menos 25 especies (Araujo et al., 2004; Lasso et al., 2014). A nivel nacional el género Potamotrygon no es considerado como un recurso con alto valor comercial (Galvis et al., 1997), pero se reconoce por parte de otros autores su importancia en cuanto a su valor como pez ornamental, registrando exportaciones de gran volumen, en especial de la especie Potamotrygon magdalenae (Dahl, 1971; Araujo et al., 2004; Charvet-Almeida y Pinto de Almeida, 2004). Por las circunstancias planteadas y con base en criterios referidos a su hábitat, el Plan Nacional de Acción para la Conservación y Manejo de Tiburones, Rayas y Quimeras de Colombia, clasificó esta especie como una especie prioritaria que requiere mayor investigación (Caldas et al., 2009).

La familia Potamotrygonidae es la única familia de elasmobranquios restringida a hábitats dulceacuícolas y posee importantes adaptaciones para vivir en estos ecosistemas; no tienen la necesidad de retener altas concentraciones de urea en la sangre para contrarrestar la pérdida de agua causada por salinidades altas (Thorson et al., 1967; Raschi y Mackanos, 1989; Lovejoy, 1996). Esta familia también desarrolló otras dos adaptaciones interesantes para entornos de agua dulce, únicas entre las especies de elasmobranquios (Martínez Achenbach y Martínez Achenbach, 1976): la capacidad de flotar en la superficie cuando el nivel del oxígeno del fondo es pobre y el cuidado materno.

La raya del Magdalena Potamotrygon magdalenae también conocida como raya de río; es una especie endémica que se localiza en los ríos de las cuencas del Atrato, San Jorge y Magdalena en Colombia. Habita comúnmente en ciénagas y quebradas, prefiere fondos lodosos, en aguas turbias y poco profundas (Dahl, 1971; Galvis et al., 1997). Aunque en la revisión efectuadas por Galvis et al. (1997) fue registrada en la cuenca binacional del Catatumbo, es posible que su identificación haya sido errónea (Lasso, 1985; Rosa, 1985). A pesar de su distribución en diferentes cuencas de Colombia, esta especie está expuesta a los diferentes impactos naturales y antropogénicos que pueden presentarse en el ambiente acuático y que causan efectos desfavorables perceptibles en las rayas de agua dulce, por su baja tolerancia a estos impactos y además porque muchas de ellas requieren condiciones específicas de hábitat (Compagno y Cook, 1995; Marques, 1996), como podría ser el caso de P. magdalenae por el mismo hecho de ser endémica.

La escasa producción científica sobre rayas de agua dulce no está alineada con su alto potencial como recurso pesquero. Existen trabajos en ambientes marinos que se enfocan en revisiones históricas de la pesca de tiburones y rayas en el mar Caribe continental de Colombia (Caldas et al., 2009) o en la captura de elasmobranquios con redes de enmalle (Marrugo et al., 2015), pero se conoce poco sobre la distribución espacial asociada a su abundancia, por lo que resultan pertinentes los estudios sobre la biología, ecología, pesquerías y aspectos socioeconómicos y culturales relacionados con estas especies en Colombia, partiendo de la información sobre la distribución registrada en varias regiones del país.

Considerando que existen restricciones de hábitat para las rayas, este trabajo se basa en el estudio de la distribución de la especie, cuya mayor abundancia obedece a zonas calientes que pueden ser geográficamente determinadas. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue determinar la distribución espacial de la abundancia relativa y de la estructura de tamaños de la raya de agua dulce P. magdalenae en el Complejo cenagoso de Zapatosa (CCZ), a fin de establecer puntos calientes (“hotspots”) asociados a su hábitat.

Materiales y métodos

El Complejo Cenagoso de Zapatosa (CCZ) está ubicado en el norte de Colombia, en jurisdicción de los municipios de Chimichagua, Tamalameque, Curumaní y Chiriguaná, pertenecientes al departamento del Cesar, y El Banco, departamento del Magdalena (Viloria, 2008). Su ubicación geográfica está definida entre las coordenadas 9⁰14”N- 73⁰46”W y 9⁰21”N-73⁰49”W, mientras que su espejo de agua ocupa un área aproximada de 30 000 ha (Castro, 2012).

Dentro de los grandes complejos humedales de Colombia se encuentra la Ciénaga de Zapatosa, que es una de las principales fuentes hídricas del país. El río Cesar aporta el principal caudal a la Ciénaga, que en algunas épocas también es influenciada por el río Magdalena. Este ecosistema lagunar se constituye en la despensa de alimentos de diferentes asentamientos humanos y se caracteriza por su riqueza en flora y fauna, lo que ha generado una economía basada en pesca, agricultura y ganadería (Aristizábal, 2016).

Raya del Magdalena

La raya del Magdalena (P. magdalenae), al igual que la gran mayoría de las rayas de agua dulce, presenta cinco hendiduras branquiales y cuerpo en forma discoidal, tiene aleta caudal, aleta dorsal con 5 a 6 espinas, además de un aguijón (algunas especies pueden presentar dos). Su longitud total es de 1,1 a 2 veces más larga que el ancho discal, las aletas pélvicas generalmente están cubiertas por el disco, su cola es relativamente larga. La coloración de esta especie es variable: superficie dorsal marrón brillante o marrón oliváceo oscuro o grisáceo, por lo general moteado con pequeñas manchas amarillentas o claras que pueden formar un patrón reticulado más evidente en juveniles; estas manchas suelen ser más pequeñas que el diámetro del ojo (Rosa, 1985; Lasso et al., 2011).

Las rayas de agua dulce presentan un alto grado de poli cromatismo, reflejada en la variabilidad intraespecífica en la coloración dorsal, lo que lleva a problemas taxonómicos y de identificación, así como inconvenientes en términos de comercialización, pues algunas especies presentan varios morfos con pocas consistencias en sus variaciones (Ross, 1999; Charvet-Almeida et al., 2006a). Debido a lo anterior, pueden requerir subdivisión después de estudios más detallados.

En las ciénagas del Magdalena, las abundancias mayores se han registrado en marzo, seguido por los meses de noviembre y abril, y las más bajas en diciembre y febrero (Ramos-Socha, 2010). Como es una especie que no es considerada con fines comerciales, habitualmente es descartada viva. pero no sin antes haberle quebrado la espina caudal o aguijón, por lo cual no aparece en los desembarcos artesanales del CCZ, y en consecuencia se desconoce el impacto sobre sus poblaciones. De hecho, según datos del Servicio Estadístico Pesquero Colombiano (SEPEC), las cifras de desembarco no alcanzan en general el 0,1 % del total de los desembarcos de la cuenca del río Magdalena (Duarte et al., 2018). Para el año 2019, el SEPEC registró desembarcos en Puerto Boyacá durante los meses de octubre y noviembre, en Macurutú-Chimichagua en el mes de noviembre y Puerto Asure-Cicuco en marzo.

Diseño de muestreo y fase de campo

Para efectos de abordar el estudio de este cuerpo cenagoso, el área de su espejo de agua fue estratificado mediante cuadrículas de 4 km2 (2 x 2 km), de las cuales se seleccionaron aleatoriamente 25 para ser muestreadas en su centro geográfico (figura 1). Es importante mencionar que se evitó seleccionar cuadrículas adyacentes y que se asignó por lo menos una cuadricula de muestreo a los cuerpos de agua aparentemente independientes del complejo cenagoso.

Figura 1.Área de estudio (Ciénaga de Zapatosa). Se muestran las 25 cuadrículas (2 x 2 km) muestrales.

El muestreo se llevó a cabo durante un período de tres meses (abril, mayo y agosto del año 2018) y se efectuó en sentido norte-sur, a bordo de embarcaciones usadas para la pesca artesanal, zarpando desde el muelle principal del municipio de Chimichagua (departamento del Cesar) hacia las cuadrículas muestrales correspondientes. Las pescas se efectuaron en los centros geográficos de las cuadrículas muestrales, y en ellas se contó con la participación de pescadores locales.

Las faenas de pesca se realizaron entre 1 y 6 m de profundidad, mediante el uso de redes de enmalle de 160 m de longitud construidas en poliamida multifilamento, con tamaño de malla de 2”. Las características tecnológicas de la red utilizada para el muestreo se presentan en el plano técnico correspondiente (figura 2). Los lances de pesca se efectuaron desde el atardecer hasta el alba del día siguiente, con una duración promedio aproximada de 12 horas. Los peces óseos capturados fueron despescados y separados de las rayas durante el proceso de izado de la red.

Figura 2.Plano técnico de la red de enmalle empleada durante el estudio.

Estandarización de la captura por unidad de esfuerzo

Los datos de captura y esfuerzo permiten construir índices de biomasa relativa de las poblaciones de peces, bajo el supuesto de que la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) es proporcional a la abundancia. En concordancia con el objetivo de este estudio, se utilizó entonces la CPUE, estandarizada en kg/lance, como un índice de la abundancia relativa de la raya del Magdalena en el CCZ.

Autocorrelación espacial y análisis de puntos calientes (hotspots)

El programa ArcGIS 10 (ESRI) se utilizó como herramienta

informática (sistema de información geográfica) para el análisis de los patrones espaciales de la CPUE en el CCZ, a partir de la información colectada en las pescas científicas efectuadas en las cuadrículas muestrales. Mediante este software también se calculó el índice global de Moran (Global Moran's I), para evaluar la autocorrelación o agrupamiento de las celdas (cuadrículas de muestreo en este caso) con base en la CPUE. De esta forma, se identificaron clústeres (agrupaciones) espaciales de las entidades con valores altos o bajos, incluyendo valores atípicos espaciales estadísticamente significativos. Los valores del índice de Moran varían entre -1 y +1 (patrón disperso y patrón agrupado, respectivamente), donde los valores cercanos a cero indican una distribución aleatoria. De esta forma, se pudo determinar si los valores de CPUE en el espacio de las celdas de análisis se producen de forma no aleatoria y, de ser así, si dichas celdas están dispersas o agrupadas (Jalali et al., 2015).

Cuando el sistema de coordenadas de salida está establecido en un sistema de coordenadas geográficas, las distancias se calculan mediante mediciones de cuerda, utilizando específicamente el parámetro banda de distancia o distancia de umbral, el cual fue proporcionado en metros. Para el análisis se incluyeron varias clases de banda de distancia, (2000, 4000, 6000 y 8000 m), con el fin de determinar la banda de distancia donde se producen los patrones de autocorrelación y agrupamiento en la distribución de la CPUE. La banda óptima se evalúa con base en el resultado del puntaje Z, el cual es un indicador de los patrones de agrupamiento en los datos de CPUE.

Además, se utilizó la herramienta Getis-Ord Gi*, que identifica clústeres espaciales estadísticamente significativos de valores altos y valores bajos y crea una entidad de salida con una puntuación z, un valor P y un campo de bin de nivel de confianza (Gi_Bin) para cada entidad en la clase de entidad de entrada. Para determinar las áreas con valores altos y bajos de CPUE se utilizó el estadístico local de Getis-Ord Gi* obtenido después de determinar los patrones globales en el conjunto de datos, lo que permite designarlas como áreas de puntos calientes y puntos fríos, respectivamente. De igual modo, en la salida gráfica del análisis de puntos calientes aparecen los valores no significativos. Este enfoque determina la

autocorrelación local estadísticamente significativa y la dependencia entre las celdas vecinas (Jalali et al., 2015).

Registro de longitudes de cada muestra

Frecuentemente, el registro de información biológica (longitud, peso, sexo y madurez gonadal, básicamente) permite establecer medidas de manejo adecuadas de los stocks pesqueros, teniendo en cuenta la dinámica de la pesca en las diferentes zonas (Tresierra y Culquichicon, 1993; Sparre y Venema, 1997). En rayas del orden Myliobatiformes (familias Dasyatidae, Mobulidae, Rhinopteridae, Potamotrygonidae, Myliobatidae) se mide el ancho (AD) y el largo del disco (LD) (Agudelo et al., 2011). Para este estudio se tomó como principal medida el ancho del disco (AD), usando un ictiómetro Cabe mencionar que, al momento de realizar las mediciones, las rayas estaban en estado fresco. La talla de madurez (TM) se registró con base en las directrices propuestas por Ramos-Socha (2010).

Resultados

Balance del muestreo

En total se realizaron 25 lances de pesca con red de enmalle. La mayor captura de rayas se dio hacia el norte y, en menor grado, al centro del CCZ, en los sitios denominados localmente como “ojo de agua” y “el voladero”, respectivamente. Durante los muestreos, se capturaron un total de 53 individuos, que representaron una biomasa total de 21,704 g. Se registró un mayor número de machos (27) que de hembras (19), lo que significó una proporción de sexos 1,4:1. El porcentaje de rayas por lance fluctuó entre el 50 y el 89 % del número total de individuos de todas las especies capturadas, entre las cuales se destacaron el bocachico (Prochilodus magdalenae), la pacora (Plagioscion surinamensis), el matacaimán (Centrochir crocodrili) y el comelón (Megaleporinus muyscorum).

Índice de abundancia relativa (CPUE)

Los índices de abundancia relativa (CPUE) fueron estandarizados en kg/lance. Los mayores registros de CPUE de P. magdalenae se registraron en el centro, centro oriente y norte del CCZ (figura 3). En los lances positivos para esta especie, los valores de CPUE variaron entre 0,040 y 8,19 kg/lance. Además, en 11 de las 25 cuadrículas muestreadas no se registraron capturas de rayas (tabla 1).

Figura 3.Abundancia relativa (CPUE) de la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae) en las cuadrículas muestreadas en el Complejo Cenagoso de Zapatosa.

No. Cuadrícula Cuadrícula Latitud (N) Longitud (W) CPUE (kg/lance) Profundidad (m)
1 97 9,259 -73,762 8,19 2,0
2 83 9,204 -73,780 0,00 2,0
3 53 9,132 -73,834 3,71 4,2
4 64 9,150 -73,762 0,68 2,5
5 81 9,204 -73,816 1,71 4,5
6 26 9,078 -73,889 0,00 3,1
7 30 9,078 -73,816 0,00 6,2
8 42 9,114 -73,871 0,25 5,4
9 2 9,023 -73,871 0,04 0,5
10 7 9,042 -73,856 0,08 1,0
11 9 9,041 -73,816 0,00 0,5
12 74 9,186 -73,871 0,00 3,6
13 71 9,168 -73,780 1,85 1,5
14 32 9,078 -73,780 0,75 5,9
15 41 9,114 -73,907 0,00 5,4
16 18 9,060 -73,835 0,00 6,1
17 77 9,186 -73,798 0,58 4,7
18 16 9,060 -73,871 0,00 4,5
19 28 9,078 -73,853 0,00 5,2
20 37 9,096 -73,835 0,00 5,9
21 93 9,240 -73,780 0,95 4,5
22 62 9,150 -73,798 2,69 4,2
23 69 9,168 -73,816 0,12 1,5
24 5 9,042 -73,889 0,07 1,3
25 22 9,060 -73,761 0,00 1,1
Tabla 1.Datos de referencia y valores de CPUE de los lances de pesca con redes de enmalle efectuados en las cuadrículas muestreadas en el Complejo Cenagoso de Zapatosa.

Autocorrelación espacial y puntos calientes (hotspots)

Con base en los resultados obtenidos en el análisis del índice de Moran, se evidenció que la distribución de la CPUE estaba agrupada espacialmente, debido a que la banda de distancia de 4000 m presentó una alta agrupación o patrón de autocorrelación de la CPUE, en comparación con las otras bandas, donde se presentó una disminución del índice de Moran (figura 4). El valor más alto de puntaje Z se registró en la banda de distancia de 4000, seguidas de 6000 y 8000 m; mientras que el valor más bajo se presentó en la distancia más corta (2000 m).

Figura 4.Comparación del Índice de Moran y la puntación Z calculados para varias bandas de distancia correspondientes a la distribución de la CPUE de Potamotrygon magdalenae en el Complejo Cenagoso de Zapatosa.

Figura 5.Distribución de puntos calientes o hotspots para la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae) en el Complejo Cenagoso de Zapatosa.

Análisis de puntos calientes (hotspots)

Con base en estadístico local Getis-Ord Gi estimado mediante el software ArcGIS 10, se establecieron los puntos calientes a partir de la escogencia de la banda de 4000 m, cuyos resultados indicaron patrones de agrupamiento preliminares, estimados a partir de la abundancia relativa (CPUE). Los patrones de agrupamiento se presentaron por la acumulación de celdas vecinas que presentaron altos valores de CPUE (figura 5). La mejor distribución y dependencia de celdas vecinas se observó hacia el norte del CCZ, con una tendencia hacia el centro-este de este cuerpo de agua. Las celdas hotspot se indicaron mediante cuadriculas, con base en los valores de CPUE que según el estadístico fueron designados como puntos críticos o calientes.

Tamaños de la raya del Magdalena Potamotrygon magdalenae

Los promedios de los tamaños del ancho discal de las rayas del Magdalena variaron ampliamente (8,0-23,8 cm) en las cuadrículas muestreadas (tabla 2). La distribución de las longitudes de la especie en el CCZ muestra que en la mayoría de los sitios las longitudes son inferiores a la TM referenciada por Ramos-Socha (2010), quien especifica que en las ciénagas del Magdalena las hembras alcanzan la talla media de madurez sexual a los 240 mm AD, y los machos a los 202 mm AD. Solo en tres cuadrículas se registraron longitudes en este rango de la TM y en ninguna de las cuadrículas el promedio fue superior a la TM (figura 6).

No. Cuadrícula Latitud N(grados) Longitud W(grados) Ancho discal promedio (cm)
1 9,259 -73,762 22,7
2 9,204 -73,780 -
3 9,132 -73,834 17,3
4 9,150 -73,762 18,0
5 9,204 -73,816 21,8
6 9,078 -73,889 -
7 9,078 -73,816 -
8 9,114 -73,871 9,3
9 9,023 -73,871 8,0
10 9,042 -73,856 10,1
11 9,041 -73,816 -
12 9,186 -73,871 -
13 9,168 -73,780 17,2
14 9,078 -73,780 23,8
15 9,114 -73,907 -
16 9,060 -73,835 -
17 9,186 -73,798 17,9
18 9,060 -73,871 -
19 9,078 -73,853 -
20 9,096 -73,835 -
21 9,240 -73,780 15,4
22 9,150 -73,798 18,5
23 9,168 -73,816 15,5
24 9,042 -73,889 9,0
25 9,060 -73,761 -
Tabla 1.Datos de referencia y valores de CPUE de los lances de pesca con redes de enmalle efectuados en las cuadrículas muestreadas en el Complejo Cenagoso de Zapatosa.

Figura 6.Distribución de los tamaños promedio de la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae) en las diferentes cuadrículas de muestreo del Complejo Cenagoso de Zapatosa, comparados con la talla de madurez de la especie.

Discusión

Las mayores capturas de rayas (P. magdalenae) fueron obtenidas durante la primera temporada húmeda, entre los meses de abril y mayo. Durante este último mes se registran las mayores precipitaciones en la región, ocasionando un aumento de la columna de agua de la ciénaga. Sin embargo, el IDEAM (2020) describe que este comportamiento no depende exactamente de las precipitaciones locales, sino del régimen de lluvias de la parte alta y media de la cuenca de los ríos Magdalena y Cesar. Cabe destacar el efecto regulador de la ciénaga en el régimen hidrológico de la región, amortizando las crecientes de los ríos Cesar y Magdalena, en especial el flujo y contraflujo del río Cesar (Aristizábal, 2016). En ese sentido, los mayores valores de la CPUE de rayas en el norte y centro-oriente de la ciénaga coinciden con el aumento del caudal del Magdalena, que empieza a incrementar su nivel desde marzo hasta alcanzar niveles altos en mayo, época en que el río se convierte en aportante a la ciénaga, situación que según IDEAM se mantiene hasta el mes de junio. Asimismo, la zona central corresponde a los sectores más profundos, que en Zapatosa podrían alcanzar hasta los 8 m, con una media entre 3 y 4 m de profundidad, que la hacen un sistema estable y sin inundaciones atípicas (Aristizábal, 2016). En términos pesqueros, los resultados del estudio presentan la mayor tasa de captura de rayas en el mes de abril, pico que coincide con los resultados de Ramos-Socha (2010) para ciénagas del río Magdalena. Las zonas de mayor agrupamiento y autocorrelación espacial de la CPUE, conocidas como puntos calientes (hotspots) se encuentran ubicadas en la parte norte y centro del CCZ. El área inundable que se expande del centro hacia el norte podría indicar un nicho ecológico para la especie, lo cual coincide con el gradiente evidenciado en la CPUE.

Por otro lado, los resultados de la distribución espacial no coincidieron con la distribución de los tamaños de las rayas, que mostraron los mayores promedios (ancho discal) en cuadrículas muy definidas al norte y oriente, mientras que, los menores tamaños se distribuyen ampliamente en el CCZ. La distribución de las tallas de madurez se comparó con los resultados obtenidos por Ramos-Socha (2010), quien señala que en las ciénagas del Magdalena las hembras alcanzan la talla media de madurez sexual a los 240 mm de ancho discal (AD), y los machos a los 202 mm AD. En este sentido, resulta clave señalar que en ninguno de los casos la media de los tamaños capturados estuvo por encima de la talla de madurez mencionada. Por ello, es posible plantear otra hipótesis de que esta especie se ha visto forzada a madurar más pequeña, como una estrategia compensatoria (Dieckmann et al., 2009), debido a la elevada presión de la actividad pesquera, caso común en otros recursos pesqueros (Altamar et al., 2015). Sin embargo, también puede ser debido a impactos naturales, principalmente los que obedecen a cambios en los ciclos hidrológicos que sean favorables para la especie.

Esta especie tiene una amplia distribución en las cuencas del Magdalena y del Atrato, tanto en ríos y/o quebradas como en ciénagas (Román-Valencia, 1990), por lo que a priori es posible indicar que la especie se distribuye aleatoriamente; sin embargo, la herramienta de análisis del hotspot según el estadístico Gi* de Getis Ord fue capaz de identificar agrupaciones espaciales estadísticamente significativas hacia el norte y el centro del CCZ, las cuales podrían estar asociadas a la expansión del espejo de agua. Por lo cual, para explicar estas agrupaciones surgen hipótesis en torno a la relación entre el ciclo hidrológico del CCZ y los aspectos tróficos y reproductivos de P. magdalenae, lo que debería ser objeto de estudios que permitan dilucidar tales relaciones.

Citas

Agudelo, E., Ajiaco, R.E., Álvarez, L.E., Barreto, C.G., Borda, C.A., Bustamante, C.C., Caldas, J.P., De la Hoz, J., Diazgranados, M.C., Melo, G., Perucho, E., Puentes, V., Ramírez, A.; Ramírez, A., Rueda, M., Salinas, J.C. y Zapata, L.A. 2011. Protocolo de captura de información pesquera, biológica y socio-económica en Colombia. Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural - Dirección de Pesca y Acuicultura - Subgerencia de Pesca y Acuicultura INCODER - Conservación Internacional. Bogotá D.C.

Altamar, J., Manjarrés-Martínez, L., Duarte, L.O., Cuello, F. y Escobar-Toledo, F. 2015. ¿Qué tamaños deberíamos pescar?. Autoridad Nacional de Acuacultura y Pesca (AUNAP) – Universidad del Magdalena, Santa Marta.

Araujo, M.L.G., Charvet-Almeida, P., Pinto de Almeida, M., y Pereira, H. 2004. Freshwater Stingrays (Potamotrygonidae): Status, conservation and management challenges. Twentieth Meeting of the Animals Committee, CITES, Johannesburg.


Aristizábal, V.M. 2016. Lineamientos hidrológicos para la delimitación de humedales. Casos de estudio: Ciénaga de la Zapatosa y Complejo de Esteros Paz de Ariporo. Tesis de maestría, Facultad de Ingeniería y Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia sede Manizales, Bogotá, Colombia.

Caldas, J.P., Díaz-Trujillo, E.M., García, C.B. y Duarte, L.O. 2009. Revisión histórica de la pesca de tiburones y rayas en el mar Caribe continental de Colombia. Avances en el conocimiento de tiburones, rayas y quimeras de Colombia 97-131.

Castro, R.S. 2012. Análisis florístico y fitogeográfico de ambientes asociados al complejo de ciénagas de Zapatosa (Cesar) en el Caribe colombiano. Tesis de Maestría, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá D.C., Colombia.

Compagno, L.J.V. y Cook, S.F. 1995. The exploitation and conservation of freshwater elasmobranchs: status of the taxa and prospects for the future. Journal of Aquariculture and Aquatic Sciences 7: 62-91.

Charvet-Almeida, P. y Pinto de Almeida, M. 2004. Potamotrygon magdalenae. In: IUCN Red List of Threatened Species. www.iucnredlist.org . Consultado. 14 de octubre de 2020.

Charvet-Almeida, P., Almeida, M.P. Silva, A.J. Viana, A.S. y Rosa, R. S. 2006. Polychromatism of the freshwater stingray Potamotrygon leopoldi (Chondrichthyes: Potamotrygonidae). Memories of XXII Meeting American Elasmobranch Society, New Orleans.

Dahl, G. 1971. Los peces del Norte de Colombia. Ministerio de Agricultura. Instituto de desarrollo de los recursos naturales renovables INDERENA, Bogotá D.C.

Dieckmann, U., Heino, M. y Rijnsdorp, A.D. 2009. The dawn of Darwinian fishery management. ICES Insight 9:34-43.

Duarte, L.O., De la Hoz-M, J. y Manjarrés-Martínez, L. 2018. Análisis de los desembarcos pesqueros artesanales registrados en las cuencas y litorales de Colombia (julio-diciembre de 2018). Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP). Bogotá D.C.

Galvis, G., Mojica, J.I. y Camargo, M. 1997. Peces del río Catatumbo. Asociación Cravo Norte. (ECOPETROL, OXY, SHELL). Bogotá D.C.

Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM). 2020. Establecimiento de la Línea Base Ambiental del Complejo Cenagoso de Zapatosa. Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. Subdirección de Hidrología. 2012. Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. _URL:_ http://www.corpocesar.gov.co/files/DOCUMENTOBATIMETRIACGA.pdf. Consultado: 15 de octubre 2020.


Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (Instituto Humboldt). 2015. Propuesta de límite para la Ciénaga de Zapatosa. Ventana de Estudio. Equipo Humedales Fondo Adaptación, Instituto Humboldt. Bogotá, D.C.

Jalali, M.A., Ierodiaconou, D., Gorfine, H., Monk, J. y Rattray, A. 2015. Exploring Spatiotemporal Trends in Commercial Fishing Effort of an Abalone Fishing Zone: A GIS-Based Hotspot Model. PloS one10(5): e0122995. Doi: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0122995.

Lasso, C.A. 1985. Las rayas de agua dulce. Natura 77: 6-9.

Lasso, C.A., Ramos-Socha, H.B., Rivas-Lara, T.S. y Rincón-López, C.E. 2011. Potamotrygon magdalenae. En: Lasso, C.A.E., Agudelo Córdoba, L., Jiménez-Segura, F., Ramírez-Gil, H., Morales-Betancourt M., Ajiaco-Martínez, R.E., Gutiérrez, de P.F., Usma, J.S., Muñoz-Torres S.E. y Sanabria Ochoa, A.I. Editores. I. Catálogo de los recursos pesqueros continentales de Colombia. Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentalesde Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Hum-boldt (IAvH). Bogotá, D. C.

Lasso, C.A., Rial, A., Colonnello, G., Machado-Allison, A. y Trujillo, F. 2014. Humedales de la Orinoquia (Colombia- Venezuela). Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Bogotá, D. C.

Lovejoy, N.R. 1996. Systematics of myliobatoid elasmobranchs: with emphasis on the phylogeny and historical biogeography of Neotropical freshwater stingrays (Potamotrygonidae: Rajiformes). Zoological Journal of the Linnean Society 117(3): 207–257.

Maldonado-Ocampo, J.A., Vari, R.P. y Usma J.S. 2008. Checklist of the freshwater fishes of Colombia. Biota Colombiana 9(2): 143-237.
Martínez Achenbach, G. y Martinez-Achenbach, S.V. 1976. Nota acerca de algunas especies de" raya fluvial" (Batoidei, Potamotrygonidae), que frecuentan el sistema hidrográfico del Río Paraná Medio en el departamento la capital (Santa Fe, Argentina). Comunicaciones del Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino. Zoología (Santa Fe, Argentina) 8: 24

Marques, J.F.B. 1996. Regulação de Amônia e Uréia de Potamotrygon sp. (Chondrichtyes: Potamotrygonidae) em Águas Amazônicas. Masters Dissertation, Instituto Nacional de Pesquisas da Amazônia & Universidade do Amazonas, Manaus, Brasil.

Marrugo, C., Altamar, J. y Duarte, L.O. 2015. Caracterización tecnológica e índices de captura de elasmobranquios, con redes de enmalle que incorporan anzuelos, utilizadas en el golfo de Salamanca (Caribe colombiano). Intropica : 84-92.

Ramos-Socha, H. 2010. Algunos aspectos biológicos de la raya de agua dulce Potamotrygon magdalenae (Dumeril, 1865) (Chondrichthyes: Myliobatiformes) en la Ciénaga de Sabayo, Guaimaral, Magdalena-Colombia. Trabajo de Grado, Facultad de Ciencias Naturales, Programa de Biología Marina, Santa Marta, Colombia.

Raschi, W. y Mackanos, L.A. 1989.The Structure of the Ampullae of Lorenzini in Dasyatis garouaensis and Its Implications on the Evolution of Freshwater Electroreceptive Systems. Journal of Experimental Zoology 2: 101–11.

Román-Valencia, C. 1990. Lista y distribución de peces en la cuenca media del río Atrato, Chocó, Colombia. Caldasia 16 (77): 201-207.

Rosa, R.S. 1985. Una revisión sistemática de las rayas de agua dulce de América del Sur (Chondrichthyes: Potamotrygonidae). Doctorado no publicado. Disertación. Colegio de William y Mary, Virginia, Estados Unidos.

Ross, R.A. 1999. Freshwater stingrays from South America (Special). Aqualog. ACS Gaser. Germany.

Sparre, P. y Venema, S. 1997. Introducción a la Evaluación de Recursos Pesqueros Tropicales. Parte 1. Documento técnico de pesca Np. 306/1. The Food and Agriculture Organization (FAO), Roma.

Thorson, T.B., Cowan, C.M. y Watson, D.E. 1967. Potamotrygon spp.: elasmobranchs with low urea content. Science 158 (3799): 375–377.

Tresierra, A. y Culquichicón, Z. 1993. Biología pesquera. Primera edición. Editorial Libertad, Trujillo.

Viloria, J. 2008. Economía extractiva y pobreza en la ciénaga de Zapatosa. Banco de la República, Santa Marta.

Cómo citar

Castañeda Sánchez, E., Cuello, F. ., Pacheco, M., & Altamar, J. (2021). Distribución y abundancia de la raya del Magdalena (Potamotrygon magdalenae: Potamotrygonidae) en el Complejo Cenagoso de Zapatosa, Colombia. Intropica, 16(1), 72–82. Recuperado a partir de https://revistas.unimagdalena.edu.co/index.php/intropica/article/view/3857 (Original work published 27 de mayo de 2021)
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia internacional Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0.