Vestigio de un destierro

Resumen

Bocas de Aracataca, o también conocida como ‘las Trojas de Cataca’, fue alguna vez una particular y llamativa población construida por sus habitantes al interior de las aguas del complejo lagunar Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM); su condición semi-palafítica , le permitía mantener una economía mixta: por un lado, al estar sobre la desembocadura del río Aracataca (de allí su nombre), los pobladores practicaban el arte de pescar como principal modo de subsistencia; por el otro, al estar a los pies de la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), las tierras eran propicias para la siembra y la ganadería. Esta particularidad hizo de Bocas la más próspera de las 3 poblaciones palafíticas, en comparación con los palafitos de Buenavista y Nueva Venecia, dedicados exclusivamente a la pesca.

PDF

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.