Nos morimos de sed y de hambre: reflexiones sobre la realidad del pueblo wayúu y su futuro en el país.

Resumen

Uno de los cuatro grupos étnicos reconocidos en Colombia son los indígenas y, en el artículo 7 de la Constitución Política de 1991, el Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural. Ahora, que un país se defina como multicultural y reconozca la diversidad de culturas requiere de acciones concretas que garanticen los derechos individuales y colectivos de cada persona y comunidad que se autoidentifique como perteneciente a una etnia.  En el caso del departamento de La Guajira, además de los wayúu, pueblo del que se hablará en el presente artículo, habitan arhuacos, koguis, wiwas, kankuamos, senúes, ingas (indígenas), afrodescendientes, árabes y mestizos (plan de desarrollo del departamento de La Guajira 20162019). Todos están protegidos por la misma Constitución, pero con realidades distintas en relación con la garantía de sus derechos, como es el caso del pueblo wayúu que, por diversos factores que se mencionarán más adelante, viven parcialmente el abandono del Estado. Es por ello que en el presente artículo intento hacer una aproximación a la realidad actual del pueblo wayúu, y describir algunas de las circunstancias históricas que se consideran como parte de la consolidación de las problemáticas que ahora viven; además de analizar la posición del Estado y las posibles situaciones que podrían presentarse si el gobierno local, departamental y nacional no toman las medidas necesarias para atender las problemáticas que llevaron al siguiente cuestionamiento: ¿las acciones implementadas por el gobierno aseguran la continuidad de la vida y la cultura en el territorio del pueblo wayúu que habita el departamento de La Guajira?.
PDF

Descargas

Datos de la descarga no disponibles