Juan Montiel, el preso que comprendió su lógica

Resumen

Así como poco a poco se va consumiendo un cigarro al prenderse, así mismo piensa Juan Montiel que se consume su vida dentro de las cuatro paredes que componen su celda en la prisión. Sus “mejores” momentos o, mejor, sus momentos menos malos los pasa fumando, escribiendo y escuchando música en una pequeña grabadora. Asegura que un cigarrillo lo lleva a ver una radiografía de lo que ha pasado en todos sus años de vida, especialmente los que pasó antes de estar encerrado; y escribir dice que hace que se desahogue en instantes de pena.
PDF

Descargas

Datos de la descarga no disponibles